GRAN CRUZADA DE FE

ENSEÑAME A SER OBEDIENTE

«Dame tu ayuda y tu apoyo; enséñame a ser obediente, y así volveré a ser feliz.» Salmo 51:12
Hay un recuerdo instalado en mi mente para siempre, mi abuela Nohemi repetía insistentemente que el hijo desobediente es vergüenza para su madre, como advirtiéndonos que la desobediencia no solo me traería problemas a mi sino también a mis padres. Y estando entendidos de eso, ellos me enseñaron a ser obediente.
Tal parece que la obediencia es un valor que se enseña y se aprende en el ejercicio de ella. Y mas aun, me atrevería a decir que el hijo que no aprendió a ser obediente es el resultado de padres que no enseñaron como serlo, y el premio de esto, pues es su vergüenza. Hay un letrero en el cuarto de mis hijos a todo lo ancho de la pared, una sola palabra, una sola instrucción: OBEDECER. Hoy me esfuerzo por enseñarles a obedecer, para garantizar su felicidad aun cuando yo ya no este con ellos. Si aprenden a obedecer a sus padres, se que sin cuestionamiento ni rebeliones, serán obedientes a Dios.
No es fácil ser obediente, se necesita ayuda y apoyo para aprender a serlo, tal como lo suplicara David a Dios. El tema de la obediencia no tiene edad, la mayoría piensa que es para los hijos, pero es más para los padres, para esos que enseñando a otros a ser obedientes deben aprender a serlo.
Señor, dame tu ayuda y tu apoyo, enséñame a ser obediente y así seré Feliz.

1 comentario en “ENSEÑAME A SER OBEDIENTE”

Deja un comentario

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: